Seguridad nuclear

Líder global de la responsabilidad nuclear

Al poco de lograr su independencia en 1991, Kazajistán renunció de forma voluntaria a lo que entonces era el cuarto arsenal de armas nucleares más grande del mundo con más de 1400 cabezas nucleares. Clausuró el segundo mayor centro de pruebas nucleares del mundo en Semipalatinsk. En 1994, una operación conjunta entre los Estados Unidos y Kazajistán denominada “Project Sapphire” retiró unos 600 kilos de uranio enriquecido para armamento de la planta metalúrgica de Ulba. En 2001, se eliminaron 2900 kilos de combustible nuclear (enriquecido con una concentración del 26 % de U-235) de las instalaciones de energía atómica de Mangyshlak y se empobrecieron para generar formas utilizables de uranio destinadas a usos comerciales y científicos.

En 2009, Kazajistán creó una zona sin armas nucleares en Asia central en asociación con otros cuatro países de la región, y se puso en marcha un plan de acción para consolidar la seguridad nuclear, promover la no proliferación nuclear y prevenir el terrorismo nuclear. Kazajstán está trabajando activamente en la creación de zonas similares en otras partes del mundo, en particular en Oriente Medio.

El 6 de mayo de 2014, los representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (P5) –China, Francia, Rusia, el Reino Unido y los EE. UU.– firmaron en la sede de la ONU en Nueva York el protocolo del tratado sobre la zona libre de armas nucleares de Asia Central (CANWFZ, por sus siglas en inglés). La rúbrica del protocolo es un paso significativo en el proceso jurídico de creación de la zona, en virtud de la cual las potencias nucleares del «P5» garantizan no emplear armas nucleares contra los socios signatarios del tratado.

Hace poco Kazajistán celebró dos reuniones clave en Almatý entre los países del P5 e Irán sobre el programa nuclear de este último. Las negociaciones de Almatý prepararon el terreno para las celebradas en Ginebra y fueron consideradas por unanimidad las de mayor éxito de la historia del proceso de negociación.

En 2012, Kazajistán lanzó el proyecto ATOM, una campaña internacional en favor de la paz, durante el Foro internacional por un mundo desnuclearizado celebrado en Astaná.

Kazajistán preparó una resolución para proclamar el 29 de agosto como Día Internacional contra las Pruebas Nucleares, que fue aprobada en 2009 por la 64.ª Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además, Kazajistán propuso la adopción de la Declaración Universal de un Mundo Desnuclearizado durante las Cumbres de Seguridad Nuclear Global de Washington D.C. (2010) y Seúl (2012).

En la actualidad, Kazajistán está negociando un acuerdo con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para convertirse en sede del primer banco multinacional de uranio de bajo enriquecimiento.  Esta entidad serviría como reserva de combustible de última instancia con el fin de facilitar un suministro garantizado de uranio de bajo enriquecimiento a los mercados de energía nuclear. Los países que deseen adquirir uranio de esta reserva habrían de satisfacer los controles de seguridad de la OIEA y abstenerse de realizar operaciones de enriquecimiento de uranio y de disponer de instalaciones de reprocesado de combustible gastado.

Tweets By @nike